Sábado, 18 Mayo 2019 12:29

“CREANDO CONFIANZA CREEMOS QUE EN UN MOMENTO LLEGARA A LA MESA LA DISCUSION DE LA SOBERANIA”

El canciller argentino Jorge Faurie se refirió en Fm La Isla a la relación con el Reino Unido en el Gobierno de Macri, la reciente concesión de exploraciones petroleras concedida a empresas británicas en la plataforma continental argentina, la discusión por la soberanía de las islas y la denominada Ley Malvinas.

El canciller Jorge Faurie rechazó las acusaciones respecto de la entrega de recursos naturales en zonas marítimas aledañas a las Malvinas. En declaraciones a Fm La Isla sostuvo que “lo más importante es hacer una aclaración fundamental, que es que la adjudicación de las 18 áreas petroleras no están en la cuenca de Malvinas”.

Sin embargo mencionó que “están vinculadas podría decirse, hay una conectividad geográfica, son zonas adjudicadas en lo que son las aguas argentinas sobre la plataforma continental. Hay una cantidad de las zonas adjudicadas que están visualmente sobre el mar Argentino sobre la panza de la Provincia de Buenas Aires, otras más sobre la zona sur del territorio Argentino, más vinculadas con las cuencas frente a Tierra del Fuego”.

“Esto claramente corresponde a las aguas del mar Argentino, son 18 zonas para exploración, para determinar las posibilidades que tienen de extracción, para saber si hay más recursos de petróleo o de gas, esto forma parte de la riqueza argentina que queremos poner en movimiento para que se transforme en bienestar traducido en lo que puede ser la venta de petróleo o de gas, o la utilización dentro de nuestro sistema productivo energético para tener más energía y productividad”, expresó.

Faurie destacó que “es muy importante ser serios y no hacer una confusión sobre esto, se dan concesiones sobre la zona del mar territorial argentino y las empresas que se han presentado son diversas, hay algunas de ellas estrictamente argentinas, otras que tienen asociaciones con empresas extranjeras, hay conglomerados de conocimiento internacional como Shell. Para hacer extracciones en aguas de mar profundas, se necesita tener un capital importante porque son perforaciones de investigación caras”. “Es una inversión que rondará los 800 millones de dólares en términos de lo que van a gastar para saber qué recursos tenemos y el hecho que estén dispuestos a gastar esa cantidad, anuncia que tienen expectativas de que haya recursos importantes para su extracción”.

El canciller añadió que “esto forma parte de la necesidad  de producir y que la producción se traduzca en beneficio de los argentinos”.

 Respecto a las dos empresas cuestionadas por haber prestado servicios al Gobierno Kelper, el funcionario nacional “una de las empresas en su momento estuvo en aguas en disputa entre nosotros y Reino Unido en el periodo 2004 y 2005, y hubo objeciones de la parte argentina que fueron aceptadas, la empresa dejó de participar”.

Por otro lado en cuanto a la cuestión ambiental Faurie aseveró que “no tengo dudas de que la Secretaría de Energía  valoró todos los elementos que están en una toma de decisión para hacer un proceso de exploración, nosotros no hemos inventado la rueda, hay actividad pesquera y petrolera en gran parte del mundo, hecha por distintos países. Hay suficientes recaudos ambientales para proteger una y otra actividad. Las empresas que estamos mencionando muchas de ellas trabajan en el mar del norte al norte de Europa donde también hay gran actividad pesquera”.

“No me cabe ninguna duda que empresas de esta envergadura son empresas con una tradición, con códigos importantes en materia de protección ambiental que los obliga a estar atentos a hechos fortuitos que pudieran causar daño al ambiente”, sumó.

Ley Malvinas

Consultado sobre la posición del Gobierno Nacional a la denominada Ley Malvinas que impulsa la Provincia de Tierra del Fuego, el canciller expresó que “no lo definiría como rechazo, lo definiría como que el poder ejecutivo a través de este ministerio tiene reparos u objeciones al proyecto de Ley presentado”.

En este orden mencionó que “los reparos tienen que ver con las atribuciones del poder ejecutivo como responsable de la política exterior, la formulación y negociación que conduce a los acuerdos que deberán ser a posteriori aprobados o rechazados por el Congreso de la Nación, que tiene a ese efecto además comisiones específicas de política exterior para su evaluación y presentación de argumentos a favor y en contra de lo presentado por el ejecutivo”.

“Esto no quita que la cancillería debe ser consciente de que en el proceso negociador deben ser consultadas las partes, que aquellos que tienen intereses en el tema de que se trate, tienen el derecho de ser oídos; ahora la facultad de celebrar el acuerdo y firmarlo es del poder ejecutivo, sobretodo de lo que son tratados en debida forma”, añadió.

Faurie consideró que “en la redacción del proyecto Ley Malvinas hay una categorización de los acuerdos que el poder ejecutivo puede llevar adelante sin tener que desarrollar una tarea de aprobación del Congreso”.

“Acá se ha hecho una gran construcción que tiene restos políticos que servirá a quien quiera servir, de hacer de una hoja de ruta que son puntos de coincidencia sobre en qué temas se va a trabajar, transfórmalos en un acuerdo. Los acuerdos son los acuerdos en debida forma que define la convención de Viena sobre los tratados, por lo tanto hay un margen donde el poder ejecutivo puede llevar adelante procesos de negociación que le confiere la Ley”, explicó.

Para Faurie toda propuesta diferente implicaría “una reforma de la Constitución Nacional, porque la Constitución de la Nación establece lo que han establecido sucesivas versiones de nuestra Constitución Nacional desde 1853 hasta la fecha, siempre está la facultad de todos los argentinos de decidir encarar una reforma de la Constitución nacional para definir en forma diferente cómo se lleva adelante la política exterior”.

Política exterior

El canciller argentino se refirió a la política adoptada por el Gobierno de Mauricio Macri respecto a la relación con el Reino Unido en el marco del reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas.

“El Gobierno del presidente Macri en el periodo que me ha tocado representar a la política exterior argentina, desde hace casi dos años, creo que hemos trabajado para superar una desconfianza histórica que quedó instalada por el conflicto de 1982 y que fue acentuada por una cantidad de medidas que se adoptaron en los años precedentes que no crearon ningún tipo de vínculo positivo con el Reino Unido”, dijo y aseguró que “por eso se tomaron distintas áreas de trabajo como la cooperación de la conservación de los recursos pesqueros  a través de la subcomisión de pesca, lo que se hizo en materia de defensa para poder recrear confianza y al mismo tiempo lograr que las fuerzas armadas pudieran recibir equipamiento de origen británico lo que fue felizmente superado.  Tenemos cooperación antártica, hemos hecho muchos trabajos de intercambio en materia de ciencia y tecnología”.

Y agregó que “hemos generado un vínculo para que los argentinos pueda viajar a las islas Malvinas uniendo la parte continental con la parte insular que nosotros reclamamos como propia, tenemos todo el trabajo de una enorme importancia de los soldados que permanecían caídos en Malvinas sin identificar, donde solo quedan hoy diez restos que no tienen identificación asignada pero que se continua trabajando”.

Faurie aseveró que “todo esto ha sido posible porque hemos logrado obtener un diálogo tratando de recrear confianza, compartiendo intereses y creando confianza creemos que en un momento llegará a la mesa la discusión de la soberanía”.

“La soberanía argentina está incólume en sus reclamos en toda en nuestra historia, que solo se ha ido abonando con nuevos elementos en todo el tiempo transcurrido, lo hecho en materia de defensa de la soberanía argentina en los foros multilaterales y mecanismos regionales, está incólume, nadie discute desde la perspectiva argentina la soberanía que reclamamos sobre las islas Malvinas”, expresó el canciller.

Finalmente el funcionario nacional aseveró que “la discusión de los temas o análisis de áreas de complementación no va en contra de ninguno de los elementos de nuestra soberanía. Tener cooperación tecnológica, tener cooperación antártica, que haya inversiones en nuestro país en los sectores productivos no afecta nunca nuestra discusión de soberanía. Compraremos, venderemos, iremos a la Antártida juntos, pero siempre quedará pendiente cómo resolvemos nuestro reclamo de soberanía donde argentina insiste en los títulos que motivan su reclamo”, afirmó.

http://criticasur.com.ar/nota/18397/malvinas_creando_confianza_creemos_que_en_un_momento_llegara_a_la_mesa_la_discusion_de_la_soberania/

 

Artículos relacionados (por etiqueta)