Miércoles, 15 Mayo 2019 14:53

Bertone usa para su conveniencia política el salario de los trabajadores

En plena campaña electoral la administración de la gobernadora Rosana Bertone hace gala de una sensibilidad que no mostró a lo largo de más de 3 años de gestión. Con una alta cuota de autoritarismo y sin gestos conciliadores Bertone decidió, de manera unilateral cómo manejar el salario de los trabajadores provinciales. Ahora anunció que no descontará el adelanto de 10 mil pesos pagado el mes pasado.

 El gobierno de la provincia anunció que la Gobernadora decidió “aplicar un ingreso extra de 130 millones a las arcas provinciales provenientes del Plan Gas, a fin de transformar el adelanto de aguinaldo en un pago extra no reintegrable”.

El anuncio fue hecho en plena campaña electoral y a tan sólo 32 días de las elecciones provinciales en la que la mandataria fueguina se uega la reelección.

Sin embargo, el anuncio del Gobierno es otra muestra más de como la administración de la gobernadora Rosana Bertone ha manejado políticamente el salario de los trabajadores ajustándolo de acuerdo a su conveniencia y no a la de los trabajadores.

Con los salarios congelados durante casi tres años, Bertone evitó cualquier discusiópn con los representantes de los trabajadores para celebrar Paritarias en Tierra del Fuego lo cual le dejó las manos libres para decidir de manera unilateral como y cuando distribuir los recursos entre los trabajadores estatales pese a los índices inflacionarios que se registraron durante toda su gestión de Gobierno.

Así, resolvió cuando descontarles el aporte solidario, cuando darles un bono, cuando una suma no remunerativa, cuando adelantarle el aguinaldo, cuando no descontárselo, etc, etc, de manera que sirviera más a sus intereses políticos que a los intereses de la clase trabajadora.

Por lo tanto, esta nueva decisión de no descontar los 10 mil pesos que el mes pasado se le dio a los trabajadores en concepto de adelanto de parte del aguinaldo es un instrumento más de la mandataria fueguina para lograr el voto, la adhesión o el acompañamiento de los trabajadores estatales.

El 16 de junio se sabrá si el gesto fue creíble. 

 

Artículos relacionados (por etiqueta)